English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 16 de diciembre de 2012

RESISTIR



Insistir.
Regresar al lugar de los hechos
y observar si queda algo de aquellas alas ligeras.
Cuando todo parece repetirse uno se plantea...
resistir

A la fauna plácida de los centros comerciales y sus falsos nombres como: "los días de oro"," la semana fantástica", el "Puerto Venecia" o el "yo no soy tonto". Colapsando calzadas y cinturones, para errar entre pasillos y luces de colores. Carros y bolsas, comida, artefactos, ropa de moda para hoy y trapo para mañana, móviles, táctiles,  diseños ofimáticos de ídolos informíticos. Existencia en código de barras. Con el parking caótico agradeciendo tu constancia.

Resistes al espejo del sábado como si fuera un lunes y miras con ojos bóvidos a consumidores prácticos de humores cíclicos en función de su crédito.

Resistir
A la ostentación mística y sus legiones de apóstoles entregados a las causas recluidas en templos, adorando imágenes de la cueva, que llueva, que llueva. El pie incorrupto de Santa Teresa, las tetas de santa Águeda,  la sangre licuada de san Genaro, el esperma fosilizado de Onán, y el trozo de la sábana que una beata encontró en un páramo, donde dicen las crónicas orinó San Meandro.

Resistir
A quien le interesa de tu vida el dato más sórdido, y al espía que recopila nuestro rastro cibernético.

Al dolor y sus damas de honor
a los señores del universo jugando a los muertos
al esquema de vida diseñado para la sumisión.



Resistir la tarde del domingo,  escuchando el eco de una radio, la salmodia de goles de gladiadores modernos, animados por locutores espídicos que hablan de un crack y un hat trick, y jamón Guijuelo y pipas Facundo, excitando a hinchas capaces de viajar como ganado por el mundo, para corear himnos pletóricos de ardor patriótico, visitando bares históricos hasta quedar amnésicos, en plazas públicas como decorado simbólico.


Resistir al espectáculo donde se reparten abrazos y besos, la compañía de títeres familiares, representando sus funciones y festivales.  Y se aman a destajo, y se esfuman hasta la próxima, llenando el tiempo cósmico de comidas orgiásticas y chistes fáciles sobre situaciones cómicas y ocurrencias políticas entre azules y rojos, acabando en disputa por bodas de homosexuales y parejas de pelo en pecho, que esto ya no es España y que le den a Cataluña, porque la república era legítima y al abuelo lo mató Franco.

Resistir
Y esperar que un día estúpido una enfermedad sórdida me acabe metiendo una cánula por la próstata, y me inunde de lágrimas el dolor del frío plástico, que drene el repugnante líquido que mane de mis órganos.

Resistir y sostener sobre el desgaste, el último latido inocente del corazón, a veces humano, a veces bárbaro.

Cuando eres capaz de partirte en dos sin separarte; cuando sólo tú ves la grieta del techo, cuando percibes que las alas vuelan sin ti: estás resistiendo.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Debes ser de acero.
Yo resistí todo lo que pude.
Pero fue inútil.

Saludos.

STERKI dijo...

Resiste quien no se cuelga del primer árbol donde no se parta la maldita rama.

Y estamos fundidos. El material viene de China y la mano de obra de la ETT.

María Socorro Luis dijo...

Difícil resistir, pero a veces, se consigue.

Besos